Pasión.

7:59

A veces lo único que se necesita es pasión. Pasión en todo lo que hacemos, pasión de la buena, y también de la mala. A veces necesitamos que nos hierva la sangre, que nos sobre la ropa o que nos exploten las emociones en nuestra cara.
La pasión es el mayor error que jamás pudimos cometer, el que no puedo parar de seguir cometiendo a tu lado, y la mejor decisión que pudimos tomar. La pasión nos recorre el cuerpo, nos hace vibrar, nos hace sentir por encima de nuestras posibilidades.

¿Qué sería un escritor sin pasión? ¿Que sería del músico que no sintiera lo que hace en cada poro de su piel? ¿Y qué sería del enamorado? ¿Que sería del mundo si sólo existiese rutina, si sólo existiera esa manera de acostumbrarnos al presente de pasar del pasado y de recibir al futuro como si fuera un cualquiera.

No, no podemos ser así. Tenemos que aprender a vivir con pasión, a recordar el pasado como si fuese nuestra película favorita, de la que aprender pero nunca cansarse. Tenemos que aprender a disfrutar el presente como si el mañana no fuera a existir, a cada pequeña cosa buena, hacerla nuestro gran mundo. Tenemos que aprender a hablarle al futuro, a enfrentarnos a él como si fuese el primer equipo de nuestra liga particular, como si fuera el último examen del curso o ese último nivel del videojuego que te queda por pasar. Debemos saber que sin garra, no arañaremos el corazón de nadie, ni siquiera le haremos un rasguño, sin pasión no le podremos hacer sentir que se le va a salir del pecho, y sin ganas, jamás podremos decir que, aquello que siempre quisimos, lo conseguimos a pesar de todos los obstáculos.


Por tanto, sólo te pido este favor, ponle pasión a tu vida como si de sal en un plato soso se tratase.

También te puede gustar leer...

0 comentarios