El fin del amor.

5:24

"El amor sólo dura tres años", me dicen, como si se pudiera cuantificar o poner un número a un sentimiento, que, hasta hoy, no tiene explicación real alguna. Y claro, lo de que "el amor dura tres años" se lo dejo a los conformistas, a los que no quieren demostrarle al mundo que esa no es la realidad. Pero nosotros no somos de esos, y si el amor se termina a los tres años, fabricaremos otro nuevo, porque tenemos amor de sobra, para una vida y media si hace falta. Si el amor se acaba a los tres años, espero que no sean terrestres, porque si no acabaremos con esta estadística nosotros solitos.

Dicen también, que la pasión se termina, y que llega un momento en el que si llegas lejos, lo único que predomina es el cariño hacia el otro. Y otra vez a conformarse, supongo, porque la palabra pasión nos la tomamos al pie de la letra, y creemos que pasión sólo es estar en una cama consiguiendo llegar ambos hasta el orgasmo. Pero la pasión es mucho más que eso, es echar de menos a alguien cuando le tienes lejos, y cuando llega a tu lado, abrazarle como si llevaras años sin verle, aunque sólo se haya ido un par de días. Pasión es buscar cualquier excusa para besarle. Pasión es que no pueda sostenerse por si sólo, y ser tú su pequeño bastón. Pasión es sentir todo acto que realizas con o hacia esa persona, desde lo más profundo de tu corazón.

Y también hay algunos que dicen, como no, que "las discusiones en la pareja llevan al fracaso". Otra vez siendo erróneos con una palabra tan simple. Discutir con tu pareja es no siempre estar de acuerdo con todo, es enfadarse unos segundos porque te molesta algo. Discutir es decirle todo aquello que te molestó en ese día, y discutir, es decirle que por qué no tarda menos en prepararse que tú también quieres usar el baño. Y como se equivocan aquellos que dicen que discutir es malo, porque no hay cosa mejor de una discusión, que la reconciliación, que esos besos en el cuello que te quitan el aliento, incluso la ropa si te pones; no hay mejor reconciliación que la lujuria que siente uno cuando está un poco enfadado.

Si me preguntan que si el amor puede acabarse, les digo que si, que claro que puede. Pero que el amor de verdad, el amor sin edulcorantes, el AMOR así en mayúsculas, ese soporta todas las tempestades, e incluso, le hacen más fuerte. Y si el amor es el espejo de quienes lo sienten, el nuestro es un luchador nato, que nos calmará cuando tengamos miedo y nos hará sentir de todo cuando estemos juntos.


También te puede gustar leer...

0 comentarios